16
Ago

De nada a todo: los secretos que los convirtieron en millonarios

De pequeños lo decíamos y claro que lo seguimos soñando. ¿Quién no quiere ser millonario? ¿Cómo le hacen los grandes magnates de negocio? ¿Qué idea tan mágica se nos tiene que ocurrir? ¿Cómo mantienen su fortuna? ¿Qué los motiva? ¡¿Cuál es su secreto?!

 

Te tenemos una sorpresa. ¡Pero no le digas a nadie! Aquí están los secretos que han hecho a estas personas no sólo en millonarias, sino ¡multimillonarias!

 

Decídete

Así de fácil. Lo primero que tenemos que hacer es decidirnos, fijar una meta y empezar a trabajar duro para conseguir producir algo que durará toda la vida.

 

Deshazte de pensamientos pobres

¿Que el dinero no crece en árboles? ¿Según quién? El dinero puede ser muy fácil de producir si se tiene el suficiente ingenio, así que ponte las pilas y elimina el pesimismo, porque las cosas sí pueden cambiar.

 

Velo como una obligación

No cambies tus metas aunque sean difíciles. ¡Piensa en todo lo que puedes lograr! Incluso piensa en la diferencia que podría hacer en la vida de tu familia, de la comunidad y hasta de la asociación que en un futuro apoyes. ¡Te lo debes!

 

Rodéate de multimillonarios

Siempre han dicho que no hay nada mejor que el ejemplo. Los multimillonarios serán los mejores mentores y profesores si eso es en lo que te quieres convertir. ¿Qué leen? ¿Cómo piensan? ¿Qué hacen todos los días? ¿Cómo se motivan? ¿Con quién se relacionan? Todo eso lo vas a aprender de alguien que es en quien te quieres convertir.

 

Trabaja… y mucho

Que el dinero sí crece en árboles es una cosa, pero que llegue solo es otra muy, muy diferente. De hecho, eso no sucede. Para alguien exitoso, el tiempo vale mucho más que el dinero porque significa minutos y minutos de trabajo, así que cambia el chip y empieza a invertir tu tiempo.

 

No gastes, invierte

Deja de pensar en lo que vas a gastar cuando tengas dinero y piensa mejor en qué vas a invertir para aumentar lo que tienes. ¡Así piensan los ricos!

 

Ten múltiples flujos de ingreso

Imagina tener un negocio excelente… y que al día siguiente sea obsoleto. ¡La pesadilla de cualquiera! Sabemos que no quieres tirar todo tu esfuerzo por factores que no puedes controlar, así que lo mejor que puedes hacer es tener varias fuentes de ingreso. Así, difícilmente fallarás.

 

Prepárate, porque ahora que conoces los secretos, ¡seguro próximo hablaremos de ti!

 

Fuente: Acción Preferente